Thursday, November 25, 2004

Carta a Carrascal

No puedo dejar de responder a la columna escrita por el Sr. Carrascal en el periódico "Metro" el 19 de julio afirmando entre otras cosas que el día del orgullo gay es "una apoteosis de la chabacanería con auténticos macarras musculosos y vociferantes de chulesco talante" que según dice, le han dejado "avergonzado de tanta zafiedad" y "asombrado ante la falta de sentido crítico de los organizadores y participantes".
Sr. Carrascal, generalizar afirmando que todos los gays son como lo que usted ha escrito es como generalizar asegurando que todos los periodistas saben escribir, y con su artículo usted da un buen ejemplo de excepción a esa afirmación. Si realmente tuviera amigos homosexuales, y lo que es más importante aún para poder escribir sobre la manifestación del orgullo gay: Si hubiera ido a una sola, no hubiera escrito nada de lo que se puede leer en su columna.
La manifestación del orgullo tiene dos partes claramente diferenciadas: una primera reivindicativa con personas muy serias vestidas como usted y como yo que representan colectivos, sindicatos, partidos políticos, etc; y una segunda que ha elegido una forma más "festiva" de reivindicación donde se celebra con libertad y mucho sentido del humor "la diferencia" de ser gay, lesbiana o transexual disfrazando años de represión con plataformas, latigos o pelucones que, en ningún caso deslegitiman el mensaje de fondo. Usted dio durante muchos años un buen ejemplo de esto presentando el telediario con unas corbatas cuyos estampados podrían adornar cualquiera de los modelazos de Carmen de Mairena. Y muy a pesar de sus corbatas, las noticias no dejaban de ser igual de buenas... o malas.
Para ser un buen periodista Sr. Carrascal debe informarse de primera mano. El año que viene es bienvenido a la manifestación. Espero que no falte. Estoy seguro de que luego podrá escribir una columna en el que cualquier tufillo homófobo esté, al menos, contrastado y bien documentado.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home